citroen
logo citroen
citroen english
citroen francais
 
citroen mail citroen home
logo citroen
Historia
logo citroen logo citroen logo citroen
Encuentros logo citroen logo citroen logo citroen logo citroen Venta/Compra
  El Crucero Amarillo: 1931-1932 - Citroën    

El Crucero Amarillo: Citroën
Desde 1928, Georges Marie Haardt soñaba con abrir a la circulación en automóvil la legendaria ruta a lo largo de la cual se efectuaban los intercambios comerciales entre China, Persia, Arabia y Europa, la "Ruta de la Seda". André Citroën decide financiar el proyecto, un proyecto que va a llevar varios años de preparación y de prospecciones.
¡Imagina! 30.000 kilómetros para unir Beirut con Pekín, pasando por el Turkestán ruso, Sinkiang, el desierto de Gobi hasta el río Amarillo. Durante el recorrido, las incertidumbres políticas, primero en la URSS y luego en Afganistán, llevan a los responsables de la expedición, Haardt, Audouin y Point, a modificar el itinerario, lo que les obliga a atravesar Cachemira (5.000 metros de altitud)

El Crucero Amarillo: CitroënDe ahí también la idea de dividir la expedición en dos grupos para tener más posibilidades éxito: uno saldrá de Beirut para intentar la escalada del Himalaya (grupo Pamir) y el otro, partiendo de Tien Tsin, vendrá a su encuentro (grupo Chino). Después de muchos imprevistos y preocupaciones políticas, además de grandes vicisitudes, el grupo Pamir, integrado por 24 personas y equipado con 6 Citroën Kegresse P17, especialmente adaptados para los grandes fríos, llega a Aksou el 8 de octubre de 1931. El grupo Chino, al que se unió el padre Teilhard de Chardin, les espera allí desde hace algunos días.
Ambos grupos juntos retoman el viaje a Pekín, a donde llegan el 12 de febrero de 1932. El personal diplomático les da una bienvenida grandiosa. Por desgracia, Haardt jamás verá de nuevo Francia: agotado, enferma de gripe y muere en Hong Kong el 15 de marzo de 1932. ¡Pero su leyenda todavía vive!

AnécdotaEl Crucero Amarillo: Citroën
Poco después de su salida de Tien Tsin, las bandas de rodadura de las auto-cadenas del grupo se rompen unas tras otras. Hacen falta tres días y la sustitución de catorce bandas, es decir, todas las existencias de reserva, para alcanzar a Nankeou.
Rápidamente, el jefe-mecánico, Mauricio Corrido, encuentra la causa en el exceso de tensión. Se efectúa una modificación de las poleas y la expedición parte de nuevo. Envían un telegrama a André Citroën para que haga expedir nuevas bandas. El 24 de abril el grupo permanece en Kalgan y recibe el mensaje siguiente: "Enviadas a Kalgan treinta bandas nuevas vía transiberiano, con la escolta de Berger. Firma: André Citroën".

Será el 11 de mayo por la tarde cuando una sombra se acerque a las tiendas del campamento. Es Berger, con las bandas de recambio. ¡Después de 14 días en el Transiberiano, se reunió por fin con los miembros de la expedición, con sus 30 cajas de 2 metros, todas ellas registradas como "equipaje personal"! ¡Cada cambio de tren había sido una angustia!

El Crucero Amarillo: Citroën¿Cómo fue preparado el abastecimiento de la expedición en China?
¡Habían hecho falta al menos 11 caravanas, con 622 camellos, para transportar las 50 toneladas de mercancías diversas (suministros, alimento, piezas de recambio, etc) hasta las regiones más lejanas de Asia Central!

La vuelta hacia Pekín ha sido preparada teniendo en cuenta el terrible frío. Hay que dejar encendidos los motores cada noche para impedir que se hielen. Todo trabajo sobre los coches es un martirio para los mecánicos, a -30°. Sin embargo, el 18 de enero de 1932, no podrán hacer otra cosa que remangarse para sacar la autooruga de Audouin-Dubreuil del agua. Atascada sobre la superficie helada de un canal de riego, de repente el hielo se rompió... ¡Una noche de trabajo será necesaria para sacar el vehículo pesado de su posición, desaguar el motor con la ayuda de un soplete y, por fin, secarlo con un gran fuego!